La caja de Pandora

Los Estados del Bienestar occidentales han vivido atrapados en una tensión permanente entre estabilidad y transformación que se ha saldado siempre a favor de la primera. Las democracias liberales gustan poco de grandes cambios que pongan en riesgo la tan manida estabilidad institucional a la que los grandes partidos con vocación de gobierno suelen hacer referencia. En España esta situación resulta particularmente significativa por la juventud de nuestra democracia que, a pesar de serlo, se percibe como esclerotizada por una parte de los ciudadanos.  No es poco habitual escuchar a lideres de PP y PSOE  exigirse mutuamente “sentido de Estado” para referirse a la voluntad de preservar el statu quo. Pero la crisis económica en España parece haber tirado por la borda algunos de los pactos tácitos generados en la Transición y durante los primeros gobiernos socialistas sobre la necesidad de un amplio consenso para transformar cualquier aspecto fundamental de la joven democracia española.

Los primeros meses de gobierno conservador han puesto en cuestión aquellos acuerdos implícitos. Si de algo no se puede acusar a Rajoy es de inmovilismo. Ha emprendido en solitario la mayor reforma del Estado en todos sus aspectos de los últimos 30 años. Solo que en este caso se trata de una transformación regresiva que tiene como consecuencia, y tal vez como objetivo, un deterioro en las condiciones de vida de una parte muy significativa de la sociedad. Y por supuesto no hay mayoría absoluta que legitime tal cosa. La crisis económica aparece como un elemento justificador de unas reformas que se venden como coyunturales pero que estaban mucho antes de la crisis de Lehman Brothers en el mismísimo ADN de la derecha.

A medio y largo plazo el escenario es bastante desesperanzador. En el peor de los casos, y también el más probable, el deterioro del Estado del Bienestar será irreversible. al menos durante varias décadas. Y en el menos malo de los casos la estabilidad institucional podría dar paso a un periodo de reformas y contrarreformas según el signo político del gobierno de turno, como ocurriera en buena parte de la historia contemporánea de España; desde la época de las Cortes de Cádiz hasta la Guerra Civil.

Sería necesario, en todo caso, una mayor audacia de los socialdemócratas europeos. Por ahora las expectativas generadas por una virtual victoria de Hollande tienen más de fe que de ciencia. Pero sigue siendo nuestra última esperanza, aquella que se encuentra en el fondo de la caja de Pandora abierta por la crisis. Y en cualquiera de las hipótesis de futuro existe un peligro real: el ascenso del populismo. Los resultados de Marine Le Pen en las elecciones francesas tiene que ser vistos como una señal de alarma de lo que puede ocurrir en Europa. Si la vieja política ya no vale, bien sea por un retroceso muy significativo del Estado del Bienestar o por la inestabilidad que pudiera generar la alternancia de grandes reformas en uno y otro sentido, el saldo puede ser una victoria de quienes pescan en río revuelto con mensajes mesiánicos. Y resulta imposible no pensar en la Europa de hace ochenta años y en sus nefastas consecuencias.

(Publicado en http://blogs.publico.es/xabel-vegas/)

Pandora. Vasija

La afónica Asturias

Cuando un periódico desaparece, la sociedad a la que informaba se queda huérfana. Pierde su voz, una de esas voces que convierten la pluralidad informativa en uno de los pilares de la democracia. Hoy la cabecera de La Voz de Asturias deja de estar en los kioscos tras 89 años informando a los asturianos.

En su última etapa La Voz de Asturias, el periódico hermano de Público, supuso un soplo de aire fresco en el panorama informativo asturiano. Fue el único diario con una línea editorial progresista en una comunidad autónoma donde un amplio sector de la sociedad se identifica con las ideas de izquierdas. Consiguió conectar con un público joven que veía la prensa escrita como una herramienta propia de otra generación. Fue un periódico audaz, donde había espacio para la crítica y en el que la información cultural era una de sus mejores señas de identidad.

Ningún periódico es perfecto. La Voz de Asturias tampoco. Pero su existencia hacía posible una pluralidad informativa en Asturias que hoy se ha quedado coja. Y en un periodo político y económico tan convulso como el que está viviendo Asturias resultaba más que necesaria una voz distinta, que pudiera ejercer de contrapeso al populismo conservador que en los últimos meses ha gobernado en el Principado.

Ahora toca pensar en los trabajadores de La Voz de Asturias que, como ya ocurriera con los de Público, son las víctimas más directas del cierre del diario. En unos tiempos en los que la profesión periodística no está pasando por sus mejores momentos, los trabajadores que hicieron posible La Voz de Asturias merecen todo el respeto y admiración. Y sobre todo mucho ánimo.

La otra víctima del cierre de La Voz de Asturias es la propia sociedad asturiana, que se queda sin una de las mejores ventanas que teníamos para conocer la actualidad. La pluralidad informativa es un buen medidor de la madurez democrática de un país y en ese sentido Asturias hoy es un poco más oscura que ayer. Cuando más necesario es gritar contra lo que sucede a nuestro alrededor, los asturianos nos hemos quedado sin voz. Asturias está afónica.

(Publicado en http://blogs.publico.es/xabel-vegas/)

primeras-portadas-Voz-junto-ultima_ASTIMA20120419_0123_5

 

Mudanza

Después de un año escribiendo en este espacio, comienzo un nuevo blog en la web de Público. Todo mi agradecimiento a sus trabajadores por invitarme a participar con mi voz en un medio de comunicación que, a pesar de no estar viviendo sus mejores momentos, sigue siendo imprescindible.

A partir de ahora escribiré en El Óxido, un nuevo blog que pretende seguir los pasos de este y continuar analizando la actualidad con una mirada crítica. Podéis seguirme en http://blogs.publico.es/xabel-vegas/.

Seguiré publicando también las entradas en este blog, porque no quiero dejar morir un espacio en el que he tratado de expresar con la mayor honestidad posible lo que opino sobre el mundo que nos rodea.

Un millón de gracias a todos los que me leéis, porque tanto este espacio como el nuevo que comienzo hoy no tendrían sentido sin vosotros.

Xabel Vegas 

oxido

Published in: on 18 abril, 2012 at 11:38  Comments (2)  
Tags: , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.115 seguidores

%d personas les gusta esto: