Una mirada a los medios de comunicación españoles (I)

La calidad de los medios de comunicación de un país es un buen síntoma de su salud democrática. Los ciudadanos son, en esencia, seres informados que conocen lo que sucede más allá de su realidad inmediata. Los medios de comunicación son esa ventana que nos permite divisar lo que ocurre y formarnos una opinión al respecto. Por eso es importante analizarlos críticamente, reflexionar sobre su impacto en la sociedad y evaluar la calidad con la que transmiten la información que consumimos a diario.

Entre los medios de comunicación escritos no hay duda de que el diario de referencia es El País. Se trata del periódico que mejor trata la información de todo el espectro periodístico español. Es además uno de los mejores diarios del mundo. Mención especial merece su sección de internacional, la más amplia con diferencia de todos los medios españoles, que tiene un buen número de corresponsales repartidos por el mundo abordando realidades políticas de otras zonas del planeta que de otro modo serían desconocidas por el ciudadano. Y siempre resultan interesantes las firmas de análisis y de opinión, casi siempre rigurosas y fundamentadas.

El nacimiento de Público hace unos años fue una muy buena noticia. Ha logrado un nicho de mercado propio, con un estilo muy joven y fresco y un tratamiento de las informaciones desde una perspectiva crítica progresista. Especialmente interesante resulta su edición digital, tanto en forma como en contenido. Sus firmas de opinión, sin ser tan conocidas como las de El País, tienen la virtud de la frescura de una nueva generación de jóvenes columnistas con muchísima proyección de futuro. Un ejemplo de ello es la figura de Ignacio Escolar, el que fuera director de la primera época de Público, que hoy es uno de los columnistas y tertulianos más interesantes del panorama mediático.

Entre los medios escritos gratuitos merece ser destacado el diario 20 Minutos. En un sector en el que no es fácil hacer información de calidad, el diario dirigido por Arsenio Escolar ha conseguido tener una voz propia y una línea editorial nítida. Su cobertura del movimiento del 15-M ha sido, junto con la de Público, de las más completas y han sabido sacarle partido a las redes sociales como transmisores inmediatos de información.

En prensa escrita se dan cita dos generaciones de periodistas. De un lado existe un sector de profesionales que conocieron los últimos años de la dictadura y los primeros de la transición. Han sido, de algún modo, quienes han puesto los cimientos del periodismo democrático español. Por otra parte existe una nueva generación de profesionales de la información nacidos ya en democracia, bien formados y muy conectados con la realidad social, cultural  y tecnológica del presente. Del diálogo entre ambas generaciones, entre experiencia e innovación, se pueden comprender algunos fenómenos periodísticos muy interesantes de los últimos tiempos. La cobertura del 15-M es un buen ejemplo de ello.

La crisis de la prensa escrita es un fenómeno muy debatido en los últimos tiempos. Las ediciones digitales están provocando una sangría de lectores en papel, lo cual hace incierto el futuro de unos medios que se financian necesariamente por la publicidad y por las ventas. La precariedad laboral en el sector está en parte causada por ello y repercute negativamente en la calidad de los medios. Además el consumo de prensa a través de internet puede provocar una lectura menos reflexiva de la información. Y especialmente peligrosa resulta la medición de audiencias a través de la red, que en el futuro puede tentar a los medios a elaborar unos titulares más sensacionalistas con el fin de conseguir un mayor número de clics que genere más ingresos publicitarios. El reto de la prensa escrita en los próximos años está en vacunarse ante este peligro y al mismo tiempo sostenerse económicamente. Lo cual no es poco.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.201 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: