Los ateos y la Semana Santa

Soy de esas personas que detestan la Semana Santa. Los penitentes, las hermandades de costaleros o las imágenes de cristos y vírgenes son cosas que quedan muy lejanas de mi universo personal. Jamás he sido capaz de sentir ni la más mínima empatía hacia esa gente que no puede aguantar las lágrimas cuando la lluvia no permite celebrar su procesión. La Semana Santa es una de esos fenómenos que están condenados a extinguirse con el tiempo o a convertirse, en el mejor de los casos y si alguien lo desea (yo no), en un elemento folclórico más, como cuando los norteamericanos recrean batallas de la Guerra de Secesión.

Entiendo la rabia contenida de miles de ciudadanos de nuestro país que después de cuarenta años de nacionalcatolicismo tienen que soportar en sus ciudades unas fiestas que durante la dictadura eran casi obligatorias. Por si fuera poco hoy los herederos de aquella época, encarnados en Rouco Varela y la Conferencia Episcopal, hacen complicado, muy complicado, respetar las muestras de fervor religioso promovidas por una cúpula eclesiástica que combate prácticamente todos los avances sociales que hemos conseguido en el terreno de las libertades.

Es en este contexto en el que se había convocado para este próximo Jueves una procesión atea por las calles de Madrid. Pretendía burlarse de las muestras de extrema religiosidad que se dan en estos días por las calles de nuestros pueblos y ciudades. Pero la marcha ha sido prohibida por la Delegación de Gobierno y sus convocantes están valorando trasladarla al próximo 13 de Mayo. Salir a la calle para protestar, celebrar, convencer o, como es el caso, para mofarse de algo es uno de los derechos fundamentales más netamente democráticos que existen. Ninguna dictadura lo permite. Y en el caso de nuestro país deberían existir motivos muy graves para impedir la celebración de una manifestación y no parece que este sea el caso. El derecho de los ateos a expresarse en estas fechas es tan legítimo como el de los creyentes y la decisión de la Delegación de Gobierno de Madrid es más que cuestionable.

Pero dicho todo lo anterior tengo muchas dudas de que una procesión atea sea la mejor manera de combatir las actitudes abiertamente ultras de un sector de la iglesia católica. Nadie en su sano juicio que no fuera un reaccionario vería con buenos ojos una marcha durante el Ramadán mofándose de Alá o de Mahoma. Sería un signo de intolerancia y de falta de respeto hacia la libertad religiosa, uno de los principios fundamentales de cualquier sociedad democrática y aconfesional que se precie. Pero de la misma manera algunas de las expresiones de fervor religioso que vemos durante estas fechas nos parecerían propias del peor fundamentalismo si se tratara del islam. Es el caso de los penitentes que caminan descalzos, los cilicios, las crucifixiones… Y burlarse de todo ello puede tener una parte muy sana de higiene democrática pero también puede caer en aquello que se pretende combatir: la intolerancia.

Yo, como ateo convencido, creo firmemente en el laicismo. Pero no tanto porque considere que las religiones son el mal supremo de nuestra sociedad como porque creo que la fe es un elemento prerracional que debería vivirse en la esfera más íntima del ser humano sin interferir en la vida pública. Aunque a los ateos no nos guste, el hecho religioso es un fenómeno que existe en nuestra sociedad aunque cada vez de manera más débil. Y debemos aprender a respetar a quien cree así como estos deben aprender a respetarnos a quienes no lo hacemos. Se trata de defender un laicismo acogedor en el que quepan creyentes y no creyentes para construir una sociedad donde la religión se mantenga al margen de las leyes y de la política. Una sociedad que combata los fundamentalismos a través del diálogo y de la razón.

Anuncios
Published in: on 20 abril, 2011 at 11:27  Comments (1)  
Tags: , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/04/20/los-ateos-y-la-semana-santa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. toda persona su anhelo es ser felis, en esta vida, entender la vida, es nuestro deseho, pero quién la entiende sino quien la pudo haber creado, la nesedad del hombre esta presente, y desconoce los grandes mistrios de esta vida, hay que ser valiente, en aceptar que hay un Dios, que l sabe todo, que nos ama con amor eterno, la Biblia dice, que tenemos que derribar todo pensamiento que selevante, contra el conocimiento de Dios, toda arrogancia, altaneria, horgullo, etc. y ser censillo, humilde, reconocer que solo Dios nos puede aser felices, a todos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: