Los problemas del consenso

El movimiento del 15-M ha puesto de actualidad un tema recurrente de la filosofía política y la sociología: el consenso. Cada asamblea, cada comisión y cada grupo de trabajo que estos días se han reunido en las plazas de muchas ciudades españolas han tenido como objetivo central la búsqueda del consenso entre un universo tan plural como el de las movilizaciones de los indignados. No trataré aquí de formular ninguna teoría sobre el consenso, cosa que supera mis posibilidades y que no tendría mucho sentido en un espacio como este que pretende ser breve sin lograrlo. Las ciencias humanas ya han trabajado mucho este asunto con solvencia. Intentaré no obstante cuestionar algunas ideas que en los últimos días he podido detectar sobre la toma de decisiones por consenso en las movilizaciones del 15-M y que merecen ser repensadas para fortalecer un movimiento tan sano como éste.

La toma de decisiones por consenso se ha planteado como la más democrática. Yo diría, más bien, que es la más deseable. Pero la realidad es que lo deseable no siempre coincide con lo posible ni con lo oportuno. La posibilidad de que un grupo de personas o incluso un solo individuo bloquee ad infinitum una decisión no solo no es democrática sino que es manifiestamente antidemocrática. En muchas ciudades donde se han producido movilizaciones del movimiento del 15-M se han acabado adoptando métodos de toma de decisiones por mayoría cualificada, lo cual parece sintomático de las dificultades y los problemas que plantea el consenso. Las asambleas han demostrado el Principio de Pareto que señala que pocos elementos tienen una influencia significativa sobre los resultados en tanto que muchos tienen una influencia menor. Se la conoce también como la regla del 20/80, atendiendo a la idea de que el 20% de los elementos provocan un 80% de los resultados. Las asambleas han demostrado efectivamente que un porcentaje muy minoritario de los participantes pueden provocar un resultado diferente al deseado por la mayoría.

En ocasiones se ha producido una confusión entre conceptos relacionados pero no similares como son consenso y unanimidad. La unanimidad es el resultado de una votación en la que todos los electores sin excepción escogen una misma opción. El objetivo del consenso, por contra, no es la búsqueda de la unanimidad sino de la unidad. El consenso es el resultado de una negociación entre posturas diferentes. Para que se de es imprescindible que entre los participantes exista una voluntad previa de querer alcanzarlo, de ceder en parte de las propias pretensiones y de hacer un ejercicio de empatía. En asambleas tan multitudinarias como las que hemos vivido en las últimas semanas resulta un poco aventurado presuponer todas esas condiciones previas en la totalidad de las personas que participan en ellas. La posibilidad de bloqueo de quien no tiene voluntad de consensuar resulta frustrante y puede dinamitar todo el proceso.

Pero además el consenso requiere de un profundo debate de ideas, con argumentos sólidos y sustentados en la razón y no en creencias prerracionales. Es necesario que las posiciones se formulen en un código universal que pueda ser inteligible por todos y que permita su refutación por los mismos medios. Y ese código solo puede ser la razón. Los debates en las asambleas, habitualmente, suelen ser una sucesión de posiciones, muchas de ellas planteadas desde lo emocional, donde no existe un verdadero diálogo enriquecedor que contribuya a construir una posición común y aceptada por todos.

Bajo la necesidad constante de búsqueda del consenso subyace un planteamiento relativista muy de moda entre la gente más joven. Se considera que todas las posiciones son igualmente legítimas y que todas ellas tienen parte de verdad y merecen ser respetadas y tenidas en cuenta. Esta idea es especialmente peligrosa en el terreno moral, ya que impide la existencia de un suelo común del que partir, condición previa necesaria para el diálogo. No es posible comenzar una negociación o plantear una búsqueda del consenso si no existen al menos unos valores universales previamente aceptados por todos y que funcionen como un mínimo común denominador. De lo contrario, llevándolo al extremo, habría que considerar, por ejemplo, la legitimidad de planteamientos violentos o que fomenten el odio.

El consenso además requiere de una cierta igualdad de la que partir. O dicho de otra manera, para darle a cada posición el mismo valor es necesario que todos los participantes partan del mismo lugar, tengan la misma información, los mismos conocimientos, las mismas capacidades… Lo cierto es que en la vida real esto no se da casi nunca. Y un trato igualitario a quienes no parten de la igualdad produce por lo general desigualdades.

En el movimiento del 15-M se ha recalcado la idea de que “en las asambleas no se vota; se consensúa”. En un fenómeno como éste de crítica de la política oficial resulta muy sana la concepción de que el ciudadano no solo puede participar en la vida pública de su sociedad a través del voto cada cuatro años. Se entiende así el rechazo a la idea de votación, que a veces se quiere contraponer a la de participación y a la de consenso. Se hace hincapié en que en las asambleas no se vota. Pero la realidad es que si se hace y que los signos de aprobación o bloqueo son similares al voto. A veces se utiliza la palabra consenso como eufemismo de votación y ese es uno de los casos en los que la corrección política actúa de manera muy evidente impidiendo llamar a las cosas por su nombre.

La búsqueda del consenso es más que deseable en nuestra sociedad y especialmente en el ámbito de los movimientos sociales. Pero es un proceso lento y en ocasiones muy poco eficaz. Por ello debería usarse tan solo para las cuestiones más importantes, donde el peso de los valores y de los principios es fundamental. Cuando se trata de cuestiones menores, de puro funcionamiento y donde lo que se busca es la eficacia, empeñarse en la búsqueda del consenso resulta agotador, frustrante y contraproducente. Discernir entre las cuestiones realmente importantes y que merecen el esfuerzo que supone la búsqueda del consenso y las que no lo son debería ser una condición previa a cualquier organización humana. Por ahora parece que en el movimiento del 15-M ya se está entendiendo esto y se han habilitado las mayorías cualificadas como método de toma de decisiones tan democrático y tan legítimo como el consenso.

Anuncios
Published in: on 6 junio, 2011 at 11:16  Comments (6)  
Tags: , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/06/06/los-problemas-del-consenso/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. “….subyace un planteamiento relativista muy de moda entre la gente más joven. Se considera que todas las posiciones son igualmente legítimas y que todas ellas tienen parte de verdad y merecen ser respetadas y tenidas en cuenta. Esta idea es especialmente peligrosa en el terreno moral, ya que impide la existencia de un suelo común del que partir, condición previa necesaria para el diálogo. ”

    Todas las posiciones y posturas deben de ser escuchadas, no debe haber tabúes. Y en cuanto a lo del terreno Moral… sí hay un suelo común, al menos en lo que atañe al movimiento 15M, es la igualdad entre las personas, la no discriminación, un sistema democrático debe escuchar la opinión del pueblo y por ultimo, la búsqueda de soluciones y no de culpables ante un problema…

    Si has asistido a alguna asamblea, habrás comprobado, que sí se desea y se busca el consenso, sobre todo en la elaboración de propuestas y acciones, pero a la hora de tomar decisiones, se decide por mayoría.

  2. […] son relativamente pocas (¿Quién se preocupa de un pequeño pueblo?). Como se está viendo en Sol, la cosa se complica cuando se va uniendo más gente, y no se quiere lideres o sistemas de votación donde se acepta el […]

  3. Si se comparan con los problemas de las mayorías, resulta pecata minuta. De hecho, aunque sólo se valore el blindaje que el consenso da frente a las manipulaciones, debería ser acogido por unanimidad 😉

    Oigo hablar, a menudo, -y a los primeros, a aquellos políticos con intención de manipular o reventar las asambleas- del problema del bloqueo. Personalmente, en mi experiencia en el 15M, el problema más frecuente suele ser el contrario: El de la imposición, que se da cuando un grupo de personas se pone de acuerdo en llevar a cabo una estrategia para que ciertas ideas salgan elegidas.

    Es mediante el funcionamiento de las mayorías cuando estos planes inmorales surgen su mayor efecto. Bien sea por una cuestión numérica -me llevo a 15 de mi partido y asunto solucionado- o aplicando la demagogia, la manipulación y las prisas (‘el rodillo’) una asamblea que funcione por mayorías queda desprotegida ante una intervención enfocada a dirigirla. Es aquí donde el consenso gana enteros al por mayor: No hay mejor forma efectiva de blindaje contra manipuladores.

    Esta razón, sumada al resto que comenta el artículo, debería ser determinante.

    • ¿Y que me impide a mi sentirme manipulado por los que manejan la asamblea? ¿Que al menos aquí en Gijon forman un grupo unido que se aprueba entre si y donde la critica de afuera es mal recibida siempre? Es mas, creo que la elite del 15.m -los acampados- es la que se pone de acuerdo para imponer el consenso frente a la mayoría cualificada. Me parece que tienen un cacao mental gigantesco. Si todas las lineas de pensamiento son respetables, de que os quejais? Los politicos profesionales defienden unas ideas igual que tu y que yo. Respetables ¿no?
      Xabel, suscribo tu articulo de pe a pa. Eso si, no se lo intentes razonar a ellos -la elite del 15-M- porque te harán cruces por sacrilego. En la asamblea del lunes del Llano quise decir algunas cosas, pero ya noté que no quieren escuchar mas que palabras de aliento y gruñidos de autosatisfaccion por lo revolucionarios que son. Unidos en su grupusculo, acaparan microfono, se levantan varios seguidos a defender la misma idea, monopolizan los debates…en fin, que me empieza a dar la impresión de que no abunda la lucidez ni la inteligencia entre los acampados.

      • La asamblea la manejan sus integrantes, sólo y exclusivamente. Creo que voy a diferir bastante de tu opinión, porque, sin ningún motivo para incluirme a mí en esa élite dirigente, he podido expresar siempre mis ideas. A los más que he asistido ha sido a intentos de manipulación obvios por parte de viejos cuadros de IU (¡un saludo, Sixto!) que por suerte, fueron chafados en el mismo momento en el que se intentó llevar a cabo.

        No estuve en la asamblea del Llano; ¿qué cosas quisiste decir y no te dejaron? Mi experiencia es, que salvo que vayas con unas siglas por delante, se puede decir absolutamente todo. Y así es como se escucharon auténticas barbaridades como que tenemos que empatizar con el antidisturbios que nos está zurrando o algunas otras ideas bienintencionadas pero carentes de sentido, así como divagaciones de cualquier pelaje. Y, por supuesto, críticas concretas de actos concretos o enmiendas a la totalidad. Y de esto soy testigo porque dichas críticas y dichas enmiendas las he planteado yo mismo. Y nadie me ha cerrado la boca.

        De todas formas, si te fijas, el problema que dibujas -la manipulación de una asamblea- estaba tratado ya en mi anterior comentario. Y, si te fijas de nuevo, es mediante el consenso cómo se puede exigir que tú tengas voz, aunque sea para poner todo a parir: Si funcionase por mayorías y quisieras lanzar un discurso no muy popular, la situación te volvería invisible. A tí, y a tu discurso.

        P.D: A mí no me parece que todas las líneas de pensamiento sean respetables. Para mí no las son todas aquellas que tratan a las personas como herramientas, por poner un ejemplo. Otra cosa es que haya libertad de expresión, hasta para decir gilipolleces. Y creo que esa es obvia que la hay.

  4. Simplemente abogué por la mayoría cualificada de dos tercios para las decisiones en lugar del consenso. ¿Quien se lanzó a degüello a por mi? Los que manejan el cotarro, me voy a ahorrar nombres porque tu los conoces igual que yo. Estaban unidos todos juntitos en un grupo encantados de conocerse y de ser tan revolucionarios. Hasta alguien llegó a decir -uno muy conocido- que el consenso era muy bonito, como una flor, vamos. Y no les gusta nada oir criticas, son alergicos. ¿Como hacen? Al estar ya unos cuantos de ellos adiestrados en el discurso, se van levantando y ora este ora aquella, todos contra ti. Solo les vale su idea, la que ellos habrán “consensuado”, supongo, antes de la asamblea publica y libre. En cuanto les dije, señalandoles directamente, que acaparaban el micro y monopolizaban el mensaje…se pusieron a cruzar los brazos. Penoso.
    Pero en fin, si quieren una revolucion con seres quimicamente puros,sin apoyarse en organizaciones de base, oeneges y demas asociaciones ya formadas, mucha suerte. Va a ser la revolucion de las amebas. Y no sigo, que me enciendo y empiezo a saturarme. Hoy no iré a la asamblea y voy a dejar una semana sin ir, a ver si cuando enfrie las ideas, me queda algo claro. Que tanto dar vueltas no puede ser bueno.
    Salud


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: