Consideraciones de un autor sobre la SGAE

Soy socio de la SGAE desde hace más de quince años. En ese tiempo he podido comprobar los mecanismos de una sociedad de gestión de derechos de autor cuyas miserias son conocidas por todos. La detención de Teddy Bautista y de otros directivos ha vuelto a poner de manifiesto el debate sobre la SGAE y en ello los autores tenemos mucho que decir. Hasta ahora solo se ha escuchado la voz de personajes como Sabina, Calamaro o Víctor Manuel que siempre han sido defensores de la labor de Teddy Bautista al frente de la SGAE. Pero somos muchos los autores minoritarios, alternativos o independientes que hemos sido y somos muy críticos con la manera de hacer las cosas de la cúpula de la SGAE. Por eso considero necesario hacer algunas consideraciones al calor de lo que está ocurriendo:

– Teddy Bautista y los otros imputados merecen la presunción de inocencia hasta que un juez diga lo contrario. Hacer juicios paralelos y condenar socialmente a la gente en base a lo que transmiten los medios de comunicación es irresponsable e injusto. Dicho esto, es imposible no constatar que en la SGAE existen cuando menos asuntos muy turbios que la justicia tendrá que dilucidar. Y que incluso dentro de la legalidad lo cierto es que la cúpula de la SGAE ha favorecido más a un tipo de artistas cercanos a su ámbito frente a otros que no lo son.

– El sistema de reparto de los derechos de autor favorece siempre a quienes más tienen o a los más populares pero no necesariamente a los que más derechos generan. Se hace indispensable un sistema de reparto más justo y equitativo.

– El sistema de voto en la SGAE es manifiestamente antidemocrático. Cada autor tiene un número de votos determinado según el dinero que generen sus derechos de autor. De este modo los artistas de las escenas independientes están infrarrepresentados frente a los mainstream. Además no parece lógico que una lista que logra más de un 40% de los votos no tenga representación en la cúpula de la SGAE. Esto merma la capacidad de control de la gestión por parte de la oposición.

– Teddy Bautista y muchos de los directivos de la SGAE han destrozado la imagen pública de los autores y eso debería ser suficiente para exigir la dimisión de alguien que además se ha perpetuado en el poder.

– La SGAE se ha convertido en enemigo público número uno por derecho propio. Su labor recaudatoria incomprensible y en ocasiones mafiosa (incluyendo la contratación de detectives privados) ha hecho un daño casi irreparable al concepto mismo de derecho de autor. La actual cúpula ha primado la recaudación frente a la legitimación social de los derechos de autor. Y esto, además de ser injusto, es torpe.

– No ha sabido adaptarse a la nueva situación de la industria musical y, lo que es peor, no ha sabido dialogar con los consumidores ni construir un discurso capaz de conectar con ellos. Las campañas antipiratería son un buen ejemplo de ello.

– Su visión de la relación de las nuevas tecnologías y la música es muy corta de miras. No entiende las potencialidades del medio y solo pone el foco en los aspectos negativos, que también los hay.

– Resulta inaceptable para cualquier autor sensato que los directivos de la SGAE tengan sueldos multimillonarios. No solo no es justo sino que además deteriora aun más la ya de por si mala imagen de la SGAE.

– En ocasiones los críticos con la SGAE no han sido justos en su discurso contra los derechos de autor. Es inadmisible que alguien se pueda lucrar con el trabajo de otra persona.

– No se entiende muy bien por qué una entidad de gestión de derechos de autor tiene que ser privada. Y siendo privada no se entiende el monopolio de facto que ejerce la SGAE.

– La dirección de la SGAE se ha convertido en un artefacto un tanto generacional. Sorprende el papel preponderante de los Víctor Manuel, Sabina & Company y el poco peso de la generación de los noventa que supuso la eclosión de la escena independiente española.

– Los autores críticos con la SGAE no hemos sabido reaccionar ante todo esto ni articular una respuesta organizada y coherente. Merecemos una buena dosis de autocrítica.

Anuncios
Published in: on 5 julio, 2011 at 10:20  Comments (9)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/07/05/consideraciones-de-un-autor-sobre-la-sgae/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. Desde luego sin ser socio ni autor de nada, es injusta la forma en que se ha llevado la SGAE adelante. Pero siempre ha sido así, los peces gordos engullen al pequeño.
    En cuanto a los salarios, eso lo sabían todos, ese es o era el feudo de unos cuantos que a costa de otros, vivían como reyes.
    Recuerdo al que iba a cobrar la factura, corbata hermes, zapatos italianos, ropa de marca muy cara, y lo peor, su forma despectiva en el trato y sus contínuas amenazas.
    Como propietario que fui de un local donde poníamos música ambiental me sentí siempre presionado y lo diré, robado , por la forma del cobro de derechos y el personaje encargado de realizarlo.

  2. Para mi las sociedades de gestión de derechos de autores, así como las patentes, son un error. Los bienes susceptibles de ser protegidos por estas organizaciones son de caracter intangible y por tanto no deberían pertenecer a nadie.
    Con esto no quiero decir que no este a favor de que un autor intente ganarse la vida con su trabajo, lo que no me parace lógico, ni normal, es que un mismo bien pueda venderse y al mismo tiempo seguir perteneciendo a su autor.
    Una vez un grupo, escritor, director, etc vende una copia de su trabajo a un tercero, éste es dueño de lo que ha comprado y como tal puede hacer con ello lo que quiera (incluso revenderlo o regalarlo).
    Las notas son de todos, los números, las letras, las palabras y montones de otras cosas intangibles y el hecho de ordenarlas de cierta manera (cosa que tiene mucho mérito y por el cual el autor merece un reconocimiento) no hace que pertenezcan a su creador.
    ¿Que pasaría si Newton patentara o registrara su ley de la gravitación universal? ¿Acaso deberíamos pagar un canon cada vez que se nos cae algo al suelo?¿O solo cada vez que la utilizo y me genera beneficios económicos?
    Las patentes y los derechos de autor son conceptos poco lógicos que tenían algo de sentido antes de la era digital, cuando los instrumentos que permitían la copia y distribución de contenidos eran caros y no estaban a disposición del público, pero gracias a internet y a la digitalización de contenidos, las canciones, libros, películas, ecuaciones, planos y demás contenido pasan a ser digitales y hacer una copia es tan barato como un par de clicks.
    Todo autor tiene derecho a intentar vivir de su obra y a un reconocimiento por ella, pero eso no quiere decir que tenga derecho a conseguirlo
    Veo que no tienes publicidad en el blog, pero si la tuvieras ¿debería llevarme yo un porcentage de tus ganancias por este comentario?

  3. […] Vegas, también era de los que expresaban su opinión desde su blog personal, en dónde escribía un post bastante crítico con la entidad de gestión y su forma de actuar, y […]

  4. Vi100, menudo monton de mierda demagogica que has soltado, ademas de haber copiado al dedillo el discurso estandar de los internautas de pacotilla.
    Vamos a ver, dejemonos de estupideces, no te da la gana pagar porque lo puedes conseguir gratis y punto, me parece una razon bastante logica y comprensible, no me vengas con chorradas de manual y al menos si vas a soltar un discursito, lo menos que podias hacer es que fuera original, no esta bien el corta y pega, resta credibilidad, asi que para la proxima vez curratelo un poquito mas majo.

    Y no, no deberias llevarte ningun porcentage por tu comentario, porque este tipo de comentarios no valen una mierda comparable a un libro escrito por Ana Rosa Quintana.

  5. Aún recuerdo con espanto el día en que la SGAE propuso como iniciativa el pago de no recuerdo cuántos céntimos por cada préstamo bibliotecario. Esta gente ha mercantilizado la cultura hasta un extremos tan alucinantes que, sintiéndolo mucho, sí, se ha de revisar y grandemente la noción de propiedad intelectual y el pago de derechos. Ninguno de esos autores, codiciosos y avaros, podría haber hecho nada sin la aportación de la cultura que hacemos entre todos y a la cual accedieron gratuitamente. Esta gente adora al capitalismo y ha hecho de la cultura mercancía.

    Cuando se menciona lo de no lucrarse con el trabajo de otros no sé si también os referís al dueño de un bar, que se lo curra como un cabrón detrás de la barra, que se lo curra sirviendo mesas, asándose en la cocina… y como suene musiquita o esté puesta la tele resulta que entonces se lucra con el trabajo de otros. A ciertos autores, concretamente los de audiovisual y los escritores, se les ha subido su autoría a la cabeza, se han endiosado con el propio y discutible concepto de artista, que ya sugiere una especie de excepcionalidad supuesta por la cara. Pues no, los artistas son meros peones del capitalismo y sus obras nada más que productos traducibles en dinero. Bájense de su pedestal y dejen de suponer que el dueño de ese bar se está lucrando gracias a su trabajo. Sobre todo cuando muchas veces su trabajo es una verdadera mierda que los sufridos clientes del hipotético bar y su pagano propietario tienen que tragarse junto con la tapa.

    • Solo una aclaración, Clara. Cuando me refiero a que hay gente que se lucra con el trabajo ajeno evidentemente no me estoy refiriendo al señor que tiene un bar y pone la tele, o al peluquero que escucha la radio mientras trabaja. Por supuesto que somos muchos, muchísimos, los autores que hemos criticado hasta la saciedad la labor mafioso-recaudadora de la SGAE. Pero dicho esto hay que reconocer para ser justos que hay empresas que si se lucran con el trabajo ajeno. Te pongo un ejemplo: yo ni soy cineasta ni tengo ningún interés en ello y soy de los que además se descarga peliculas semanalmente. Pero existen determinadas webs que muchos creen que son altruistas defensores de la cultura libre pero que en realidad son empresas que facturan cientos de millones de euros en publicidad a costa de difundir el trabajo de otros sin cederles ni un solo centimo de esos anuncios. Estoy pensando en empresas como cinetube o peliculasyonkis. Defenderlas es defender el capitalismo más salvaje. Y no me parece justa la generalización de trazo grueso sobre los autores. No todos pensamos lo mismo y muchos de nosotros llevamos años, muchos años, denunciando lo que ocurre en la SGAE sin que nadie nos hiciese caso. Yo estoy diamentralmente en contra de la SGAE y de como ha gestionado la sociedad, pero no estoy en contra de los derechos de autor. No puedo entender que algunos defiendan que las radiofórmulas no paguen derechos de autor cuando ganan muchísimo dinero con la música de otra gente sin que ello repercuta en los autores.

      • Me parece justo y acertado

  6. De entrada, los artistas que trabajan firman un documento sin copia (Si no son autores, les suda lo que se tenga que repartir). La SGAE no te dice de dónde ha cobrado los derechos, solo te dice cuánto tienes que cobrar sin dar ninguna explicación.
    Tengo unos derechos que no los he cobrado del año 2004, 2005 y 2006 de un restaurante de Torrejón de Ardoz, ¿Con qué pruebas puedo reclamar?.
    Son, han sido y serán unos “chorizos”.

  7. Me parece bien lo que comentas en este post (te sigo habitualmente). Soy músico y lo vivo de cerca. Tedejo mi blog con artículos sobre el tema:

    http://wabicabanias.blogspot.com/search/label/m%C3%BAsica


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: