Los disturbios en Inglaterra y sus causas

En los últimos días he podido leer en la prensa un sinfín de reflexiones sobre los disturbios de la pasada semana en el Reino Unido. Algunos analistas han querido ver en el vandalismo que se ha producido en las calles de Londres una suerte de 15-M anglosajón y violento como respuesta a los recortes sociales que el gobierno Cameron ha llevado a cabo en Inglaterra. Los saqueos y los incendios serían, según este planteamiento, la expresión visceral de la misma indignación que en Madrid ha escogido cauces no violentos para manifestarse en las calles. Según los defensores de esta teoría, solo así se explicaría que la mecha haya prendido precisamente en los barrios más marginales, allí donde existen auténticos guetos asistenciales que se habrían visto afectados sobremanera por los recortes sociales del gobierno Cameron.

Pero la realidad es tozuda y por más que se quiera buscar una intencionalidad sociopolítica a estas revueltas, lo cierto es que parece tratarse de una violencia gratuita más cercana al fenómeno de los hooligans y al de los skinheads que al de los indignados españoles. Solo así se explicaría lo indiscriminado de unos saqueos que lo mismo atacan a unos grandes almacenes que a una pequeña tienda de un ciudadano de origen paquistaní. Como ejemplo de la sinrazón de la violencia basta recordar la figura del joven malayo de 20 años Ashraf Haziq, que se ha convertido en icono involuntario de los disturbios tras la difusión del video en el que se ve como varios jóvenes le amenazan con un cuchillo, le rompen la mandíbula y le roban sus pertenencias.

Que los disturbios hayan comenzado en los barrios más depauperados de la capital inglesa tampoco parece un dato que revele ninguna intencionalidad política. Relacionar pobreza y pulsión revolucionaria, además de remitirnos a las grandes construcciones ideológicas del siglo XIX, resulta de un paternalismo intelectualmente inaceptable. La historia reciente nos demuestra que las clases más bajas de la sociedad no son necesariamente las más avanzadas en el terreno de los valores y las ideas. Muy al contrario los partidos populistas y de extrema derecha han encontrado habitualmente su nicho electoral en los suburbios de las grandes ciudades europeas.

Por otro lado los valores que se desprenden de la indignación ante la crisis y los recortes sociales no acaban de casar muy bien con unos saqueos donde los artículos más buscados son consolas de videojuegos, ordenadores y televisiones de plasma. Hay más de nocivo individualismo que de solidaridad, de ganas de lucrarse sin importar los medios utilizados que de sentido de la equidad y del reparto social, de ganas de bronca y exceso de testosterona que de sentido del diálogo y de la democracia… Quienes pretenden ver en la figura del saqueador una especie de Robin Hood moderno pecan de ingenuidad y no perciben la gravedad de un fenómeno que surge de las miserias de una sociedad que glorifica la cultura de la violencia.

Pero si algo pone de manifiesto la oleada de disturbios en las ciudades inglesas es el fracaso de las políticas sociales y de integración de los sucesivos gobiernos de Downing Street desde hace décadas. Se ha relegado a una parte de la sociedad a la marginación, al estigma social, a la pobreza, a la ignorancia, a la violencia y a la delincuencia. Con ese panorama no es de extrañar que ocurran fenómenos como los de la pasada semana. Y la solución solo pasa por una política radicalmente opuesta a esa idea difundida tanto por los conservadores de la era Thatcher como por la Tercera Vía laborista que opone el concepto de esfuerzo personal a los beneficios sociales. Pero una cosa es entender las causas y buscar las soluciones y otra bien distinta es legitimar una violencia irracional que pone de manifiesto los peligros de una sociedad no educada en valores.

Aun más perverso es comparar los sucesos de Londres con el movimiento del 15-M. Porque si de algo ha dado muestras este último es de unas grandes dosis de civismo. Y resulta imposible entender el fenómeno de los indignados sin situar en un lugar central el valor del diálogo y la no violencia. Si acaso, si en algo se parece el 15-M a los sucesos de Inglaterra es en esos grupos ciudadanos que se citaron a través de las redes sociales para limpiar las calles después de los disturbios. Los saqueos, los incendios y la violencia gratuita, son justamente lo contrario de una sociedad que busca una democracia más justa, más humana y más solidaria.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/08/16/los-disturbios-en-inglaterra-y-sus-causas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. Lo de comparar el 15M con los disturbios de Londres no sólo es totalmente pergrino, sino un error que se ha cometido por todas partes estos días. Muy acertado tu post, por cierto.

  2. Que sensato, que ecuánime, que inteligente es este Xabel. Cada post de este chico es un parcela de la realidad que se aclara. Gracias Xabel, Batura tiene fondo y forma.

  3. No perdamos el norte. Evidentemente lo que ha ocurrido ha servido como excusa para que muchos jóvenes realicen actos puros de pillaje. Pero no es menos cierto que esa rabia, ese descontento y esa pérdida de rumbo hunde sus raíces en un sistema educativo empobrecido y en unas expectativas laborales nulas. Sólo hace falta una chispa para que la llama de las clases desterradas del sistema se tomen la revancha, y los medios de comunicación, en manos de la clase privilegiada, no tarden en catalogarlos de bandidos puros y duros.

    http://casaquerida.com/2011/08/11/el-monopoly-trucado/

  4. Estoy bastante de acuerdo con este análisis tan claro y escueto. Inglaterra ha pasado de ser una país admirado por sus políticas sociales y de integración a una sociedad donde el neoliberalismo salvaje de la Dama de Hierro se impone sin compasión. No encuentro nada de justificado en los vándalos sin consistencia política alguna.

  5. Quien haya comparado el 15M con esto no tiene ni puta idea. Tampoco se puede culpar a los recortes de presupuesto y cierre de centros juveniles, lo que esta pasando aquí es terrible, hay una falta de valores terrible y se ve cada cosa por la calle que esto a muchos no nos resulto extraño. Estaba cantado desde finales de junio cuando se hicieron públicos los recortes (que por cierto en la policía no se han hecho efectivos y si en los youth centres, 13 cerraron en el council de haringay que es donde esta Tottenham) todo mundo se esperaba que subiera el crimen y hubiera todo tipo de movidas, pero esto ha ido demasiado lejos. Miles de jóvenes que no tenían ningún motivo para saquear y destrozar, lo que decían los que fueron entrevistados por la calle era vergonzoso. Hay partes de Londres en las que da mucho miedo andar, ni siquiera en DF me he sentido tan insegura como aquí. Yo me salve por los pelos el domingo, hubo movida en donde tomo el bus para irme al gimnasio. Y en esa misma ruta de bus he visto cada cosa que lo flipas. Niñatos escupiendo e insultando al conductor, empujando a gente mayor y diciendo unas cosas que alucinas. La juventud esta muy mal en general, pero en Londres y en muchas partes del Reino unido es donde he podido ver y escuchar cosas terribles. Irónicamente, toda esta gente que estuvo en los disturbios (ojo que no fue solo gente joven) goza de “benefits” ayudas del gobierno para pagar su alquiler, ayuda de desempleo y muchos de child benefit que es ayuda por cada hijo que tienen. En España estas ayudas no existen salvo el paro y si has cotizado y por tiempo determinado, lo que sucede aquí es algo que no he visto en ningún otro lado y es deprimente saber que el que te roba goza de housing benefit pagado de tus impuestos. A mi marido le abrieron la furgoneta y le robaron todas sus herramientas con valor de unos mil euros todo. Apenas nos dimos cuenta ayer porque no habíamos tocado la furgo, y estamos seguros que eso paso el lunes o martes cuando la movida en Enfield que nos queda a escasos 10 min en coche. No sabes la impotencia de ver que toda esta gente hace lo que le da la gana y encima recibe incentivos del gobierno (se esta hablando de retirar todas las ayudas a los detenidos, cosa que resultara contraproducente porque toda esta gente estará sin casa y sin comida) mientras en España los manifestantes reciben porrazos y no tienen absolutamente nada. Indignante. Te voy a pasar unos links de unos artículos muy interesantes de los riots, vas a flipar.

    • Es muy interesante lo que cuentas, Claudia, y desgraciadamente bastante desesperanzador. A veces en España mitificamos a otros países, como en el caso del Reino Unido, y la realidad es bien distinta de nuestras espectativas. Por fortuna en España, con 5 millones de parados y muchas menos ayudas sociales, la gente ha salido a la calle de forma pacífica y no existen brotes de violencia gratuita y de delincuencia como ocurre allí. Mantenme informado de la situación y mándame los artículos que te parezcan sensatos sobre el tema, que estoy muy interesado en conocer lo que se cuece por allí.

      Un saludo desde Madrid

      Xabel

  6. Claudia, muchas gracias por el apunte, está bien conocer lo que piensa quienes viven allí. Y siento lo de la furgo. 😦

  7. COMPETITIVIDAD Y GLOBALIZACIÓN

    China, la Gran Potencia Competitiva, basa su modelo de desarrollo en la abundancia de una mano de obra mal pagada donde millones de personas trabajan en condiciones cercanas a las de la esclavitud y el trabajo infantil sigue siendo una realidad. DNI: 52452884G


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: