Lo bello es difícil

En uno de los diálogos de transición de Platón, el Hipias Mayor, el autor cierra la conversación con una sentencia que pasaría a la historia del pensamiento occidental: Lo bello es difícil. De ello, como del resto de los textos de Platón, se infiere una visión problematizadora del mundo. Una visión cercana al pensamiento trágico, que considera que los seres humanos rara vez escogemos entre un bien y un mal. Casi siempre nos vemos obligados a elegir el mal menor.

El desarrollo histórico de nuestra civilización, especialmente con el fenómeno conocido como modernidad, ha fabricado sociedades plurales, dinámicas, cambiantes… Se trata de sociedades que son cada día más complejas. Los problemas que les afectan suelen ser poliédricos, afectan de distinta manera a distintos seres humanos y requieren de soluciones complicadas y de una reflexión previa sobre sus consecuencias que no siempre existe.

La idea de que los problemas tienen soluciones sencillas viene de lejos en la historia de la política. Es un clásico del pensamiento populista, que ofrece respuestas a todas las preguntas, por más enrevesadas que estas sean. La visión problematizadora del mundo nunca ha sido muy popular, ni siquiera entre aquellos sectores que dicen defender el pensamiento crítico o que se sitúan a la izquierda del espectro político.

Una época como la que nos está tocando vivir, con una crisis económica aguda que está situando a muchas personas en los márgenes del sistema, es terreno abonado para el pensamiento simplista. El populismo se ha nutrido de ello, especialmente en el Norte de Europa. Los planteamientos que responsabilizan a un sector de la sociedad de todos los males de esta son paradigmáticos del pensamiento simplista basado en la dialéctica amigo/enemigo que suele manejar la extrema derecha. De ese modo son los inmigrantes, los homosexuales o los musulmanes los responsables del paro, la pérdida de valores o la violencia. Y ya se sabe que cuando se identifica al enemigo, el siguiente paso es su destrucción.

En nuestro país, por fortuna, aun no se han dado a gran escala este tipo de fenómenos, aunque resultados electorales como los de Vic o Badalona hacen presagiar lo peor. Pero incluso desde un movimiento social progresista de regeneración democrática como es el 15-M han surgido discursos que formulan soluciones fáciles a problemas que no lo son. Se plantea por ejemplo la dación en pago como solución a los miles de desahucios que se producen hoy en nuestro país. Y es cierto que sería más que deseable una legislación en ese sentido. Pero no se contempla como esta medida puede frenar el crédito a las familias y perpetuar la situación de pobreza de algunos sectores sociales.

Existen también soluciones fáciles a problemas complejos a los que es difícil oponerse porque aciertan en la diana de la corrección política. La consigna “papeles para todos” que se ha popularizado entre los sectores más progresistas para enfrentar el asunto de la inmigración irregular es probablemente tan bienintencionada como poco realista. Y no tiene en cuenta los problemas sociales que una política de puertas abiertas pudiera generar a los inmigrantes que ya están en nuestro país, el deterioro en las condiciones de vida de estos, los brotes de racismo que podrían darse… El problema surge de la brecha entre lo que debiera ser y lo que puede ser, cuyo equilibrio no siempre es fácil. Y si uno no tiene ninguna responsabilidad sobre lo que hace y lo que dice, no tiene necesidad de plantearse la viabilidad de sus propuestas políticas o lo problemáticas que puedan ser las soluciones planteadas. No se trata de un debate entre realismo y utopismo sino del necesario dialogo que debería haber entre ambos cuando tratamos de organizar la convivencia. En eso consiste la virtud según la entendía otro filósofo griego, Aristóteles.

Nuestro mundo, por fortuna o por desgracia, es cada vez más complejo. Los problemas que surgen en él también lo son. Y requieren de correcciones complicadas, que rara vez solucionaran los problemas sin crear otros. El verdadero pensamiento crítico desconfía de las visiones simplistas. Las soluciones mágicas son superstición frente a la ciencia del análisis social concienzudo, documentado y crítico. Entender que nuestras propuestas son parciales, efímeras, incompletas y problemáticas sin perder el horizonte moral que nos mueve a la acción es la única manera de construir un mundo más justo y más humano. Porque ya se sabe que lo bello es difícil.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/08/26/lo-bello-es-difcil/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Hola, soy Javi Magán director de Hablando República y me gustaría hacer un intercambio de enlaces, nosotros ya te hemos añadido a nuestra lista de páginas amigas, saludos.

  2. Y que difícil es salirse del blanco sin que te acusen de negro y al revés. Cuan difícil es la práctica del pensamiento en colores. VIVA LA INTELIGENCIA !


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: