Implicaciones políticas del referéndum griego

El discurso de un sector de los medios de comunicación y de la clase política europea ante el anuncio del referéndum griego es sencillamente intolerable. Se insinúa, cuando no se dice abiertamente, que los ciudadanos griegos deberían estar agradecidos a la Unión Europea por unas ayudas y una quita de la deuda que tienen como contrapartida unos recortes brutales que condenará a la sociedad griega durante años a un deterioro progresivo de su Estado del Bienestar. Nada se dice de los altos ejecutivos de Goldman Sachs que ahora copan puestos de responsabilidad en el Banco Central Europeo. Nada se menciona sobre los bancos franceses y alemanes que han tratado de especular con la deuda griega. Se habla, eso si, acerca de como el anterior ejecutivo griego, de signo conservador, mintió sobre el verdadero estado de sus cuentas públicas. Pero nada se comenta sobre las agencias de rating que no detectaron ese maquillaje financiero, bien por una espectacular ineficacia o bien por otros motivos más oscuros.

Pero más allá de la cuestión económica y de las incertidumbres que la convocatoria del referéndum pudiera generar en los mercados, la situación tiene implicaciones claras para la política europea. Por un lado se tambalea el concepto de soberanía no solo en los Estados sino en la propia Unión Europea. Si se resta legitimidad a un referéndum sobre un programa de ayudas que va a condenar a la sociedad griega a una bancarrota perpetua porque su decisión implica también al resto de los Estados miembros que pueden ver afectada su situación económica, habrá que colegir que tampoco las decisiones tomadas en la eurozona tienen legitimidad en tanto que Francia y especialmente Alemania detentan la autoridad efectiva sobre un territorio de 320.000.000 de personas. Si la soberanía griega no puede tomar decisiones en exclusiva que afecten a sus socios europeos, tampoco la soberanía alemana o la francesa debieran poder hacerlo

La pertenencia a la Unión Europea supone una cierta cesión de soberanía. Pero la soberanía se cede a unas instituciones comunitarias que deberían ser colegiadas, no a un gobierno de un Estado miembro, por muy importante que este sea. El proyecto de una Europa unida debiera avanzar hacia el concepto de soberanía compartida. Lo contrario, la situación actual, supone una jerarquía de países en la que Francia y Alemania se sitúan en la cúspide y actúan como un gobierno de facto. Ni siquiera se han preocupado en escenificar una toma de decisiones democrática que pase por las instituciones comunitarias. Las informaciones sobre la Comisión o sobre el Parlamento Europeo han desaparecido a favor de las cumbres franco-alemanas, lo cual da buena cuenta del grado de deterioro del concepto político de Europa.

Otro asunto que se esta cuestionando al calor de la crisis y de la situación griega es la relación entre los ciudadanos y sus instituciones nacionales. Los ciudadanos se han convertido en responsables subsidiarios de la mala praxis económica de sus gobiernos. Pero realmente son las instituciones supranacionales quienes tiene los instrumentos para fiscalizar las decisiones de los Estados y de los mercados y su impacto en la economía global. Y una vez más o bien no han sabido o no han querido hacerlo. El directorio franco-alemán se ha cargado en apenas unos años el concepto de la Europa de los Ciudadanos y de la solidaridad comunitaria. Si es cierto que los griegos no tienen legitimidad para tomar una decisión que afecta a todos los europeos también debería ser cierto que los sacrificios que están haciendo los ciudadanos griegos deberían ser repartidos entre todos los miembros de la eurozona. En eso y no en otra cosa consiste la solidaridad. Se trata no solo del reparto de la riqueza sino también del reparto de los sacrificios.

El anuncio de la convocatoria del referéndum griego es un intento de Papandreu de legitimarse políticamente. Toda vez que el gobierno heleno ha sido despojado por Francia y Alemania de su potestas en nombre de la estabilidad de los mercados, las urnas puede darle la auctoritas suficiente para presentarse ante las instituciones supranacionales como algo más que un funcionario europeo que debe acatar las órdenes de sus superiores. Si a eso le sumamos la delicada situación política interna y datos inquietantes como el relevo fulminante de toda la cúpula militar, se entiende bien la necesidad de Papandreu de buscar una salida hacia delante. Sea como fuere y mientras no se avance hacia una democratización en la toma de decisiones en la Unión Europea, los griegos tienen derecho a decidir si aceptan unas ayudas económicas que van a someter a Atenas a unos recortes espartanos que sufrirán, como no, quienes menos responsabilidad tienen en la situación económica.

Anuncios
Published in: on 3 noviembre, 2011 at 12:41  Comments (2)  
Tags: , , , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/11/03/implicaciones-polticas-del-referndum-griego/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Las agencias de rating no han detectado esto ni muchas otras catástrofes que se podían haber previsto. A ver cuando de una vez por todas hacemos frente a este monopolio y creamos una en Europa para que dejen de mangonearnos. Seguro que están aprovechándose bien de que nuestra deuda pública alcance records en sus tipos de interés…y mientras, Europa hundiéndose más y más.

  2. Si fuera griega tendría la respuesta clara, NO. Si al final hubiera referéndum (ahora parece que no) sería interesante ver la cara que se les quedaba a Francia y Alemania, resultado de haber pretendido lucrarse de la miseria ajena.

    Europa debería echar la vista atrás y recordar cuál fue el resultado cuando quisieron exprimir de esa manera a Alemania. E, igualmente, Alemania debería echar la vista atrás y recordar cómo a ellos se les salvó después “el trasero” (cuando menos lo merecían) dándoles sin pedir su alma a cambio. ¿Y se extrañan del relevo de la cúpula militar griega?

    El barco se hunde y todos vamos dentro, pero igual acaba siendo la solución para acabar con esta barbarie de sociedad deshumanizada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: