Merkel y Sarkozy: Destruyendo Europa

Quienes hayáis seguido habitualmente este blog sabréis que una de mis grandes preocupaciones es la idea de una Europa unida que al calor de la crisis ha salido muy debilitada. Me reconozco europeísta porque considero que más allá de la centralidad del proyecto económico que supone el euro, el proceso comunitario supone también un proyecto de paz en una zona que en poco menos de 30 años sufrió dos guerras mundiales devastadoras. Dos conflictos bélicos que solo podrían haberse evitado con unas instituciones que hubieran trascendido el marco de los estados-nación. La ONU nació en ese contexto y con esa filosofía y la Unión Europea, aunque comenzó como un intento de crear un mercado común, ha seguido los pasos de los proyectos de paz perpetua que, como el de Kant, pretendían superar la época de guerras fratricidas entre pueblos europeos.

Por otro lado Europa ha significado durante mucho tiempo la virtud aristotélica del término medio entre las dictaduras socialistas y el capitalismo salvaje anglosajón. El modelo de Estado social-liberal europeo que garantizaba las libertades individuales y al mismo tiempo caminaba –muy tímidamente, si se quiere- hacia una redistribución de la riqueza nos ha dejado un bagaje en lo que respecta a las políticas sociales, asistenciales y laborales que debiera ser conservado como la mejor herencia de nuestro pensamiento político continental. Es con esos mimbres y no con los de la desregulación de los mercados, con los que se debería avanzar en la construcción de una Europa unida.

Esta mañana ha aparecido en los principales diarios europeos una noticia alarmante. Francia y Alemania, que ya ejercen de directorio europeo de facto, estarían en conversaciones para tratar de “refundar el euro”, como eufemísticamente se ha dicho. De ser cierto consistiría en realidad en una auténtica escisión en la que los nueve países más fuertes desde el punto de vista financiero (donde estaría incluida España) caminarían hacia la armonización financiera y presupuestaria dictada por París y especialmente por Berlín. Los ocho Estados restantes de la Eurozona se quedarían fuera de ese modelo. Sería lo que se conoce por “la Europa de dos velocidades” en la que algunos países tendrían que salirse del Euro en mitad de una crisis económica y social desastrosa.

No dudo de que el problema de la crisis requiere de soluciones urgentes pero no puede ser a costa de firmar el acta de defunción de la democracia en unas instituciones europeas que ya de por si tienen muy poca legitimidad ciudadana. Europa necesita construir una identidad común que vaya más allá de los típicos símbolos nacionales y patrióticos: el himno y la bandera. Europa debería construirse bajo ideas-fuerza como la solidaridad, la paz, la democracia y la ciudadanía. Y la construcción de una Europa rica con una regencia alemana antidemocrática horadará aun más los ya de por si débiles cimientos sobre los que se sustenta la identificación de los ciudadanos europeos con un proyecto común. Si además de eso se pretende que exista una Europa de segunda clase basada en la idea cínica y ultraneoliberal de que los ciudadanos tienen lo que se merecen, estaremos abocados a la destrucción del concepto de Unión Europea y a un más que probable auge del nacionalismo y del populismo más nocivo.

Yo soy europeísta porque creo en un proyecto común que supere el marco de los Estados-nación, que avance en el terreno de los derechos y de la solidaridad con los pueblos de Europa menos desarrollados y que al mismo tiempo no solo no suponga una merma democrática sino que se base en una mayor participación de la sociedad en la res publica sustituyendo el concepto de nacionalidad por el de ciudadanía. Pero mientras Sarkozy y Merkel sigan actuando del modo más egoísta y autoritario con el resto de Europa, será difícil caminar en ese sentido. Solo cabe esperar que no destruyan aun más la poca Unión Europea que queda y que de las elecciones de sus respectivos países salgan unos nuevos líderes franco-alemanes que cambien el rumbo hacia una Europa de los ciudadanos y no de los mercados.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2011/11/10/merkel-y-sarkozy-destruyendo-europa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: