Pablo Hasel y la libertad de expresión

La Audiencia Nacional no tiene precisamente un lustroso historial de escrupuloso respeto a la libertad de expresión. En 2003 el diario vasco Egunkaria fue cerrado por decisión del juez Del Olmo y dos años más tarde ordenó liquidar las empresas intervenidas en dicha operación. En 2010, cuando el daño ya era irreparable, la Audiencia Nacional hizo pública la absolución de los imputados de Egunkaria por pertenencia a banda armada. El mismo juez, en 2007, ordenó la retirada de los kioscos de una portada de El Jueves con una viñeta satírica sobre los Príncipes de Asturias por un presunto delito de injurias a la Corona que paradójicamente proporcionó a la caricatura una publicidad sin precedentes.

Ahora le ha tocado al rapero Pablo Hasel sufrir la sentencia de la Audiencia Nacional que lo condena a 2 años de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo. La Audiencia Nacional, un tribunal de excepción sin parangón en Europa, no solo ha conculcado la libertad de expresión de Hasel, porque lo ha hecho, sino que además ha dictado una sentencia que, lejos de reparar el daño presuntamente causado por el rapero catalán, lo agrava dándole una publicidad a sus canciones que ni en sus mejores sueños podría haber deseado.

Lo absurdo de la sentencia de la Audiencia Nacional es que condena la chiquillada de un rapero que quiere ser “chico malo” y que resulta tan inofensivo como un poni rosa. Letras de la hondura intelectual y política de “no me da pena tu tiro en la nuca” o “que explote el coche de Patxi López” no merecen tanta atención por parte de la judicatura ni de los medios de comunicación. Mi letra preferida es aquella en la que el autor reza “que vuelvan los GRAPO” como si fueran un grupo de rock disuelto del que Pablo Hasel ejerce de presidente de su club de fans.

Las letras de Pablo Hasel me producen una extraña mezcla entre fascinación (son como la visión desagradable de un accidente del que resulta imposible apartar la mirada), vergüenza ajena, hilaridad y desprecio. Sus rimas consonantes del tipo “es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos” son un magnífico ejemplo de una sociedad donde incluso las reflexiones políticas se han convertido en elementos de consumo rápido, en consignas de usar y tirar sin más vocación que la de querer escandalizar a aquellos que se dejan escandalizar con esa utilización frívola de la violencia política. Un producto de la sociedad de consumo que precisamente dice criticar, como si se tratara de una Big Mac en su versión rapero-comunista. Porque Pablo Hasel es a la reflexión política de izquierdas lo que Kiko Rivera a la música electrónica.

Alguien que nos regala perlas del tipo “ahí fuera prefieren a El Canto del Bobo que pensar con mi CD, me importa menos que la muerte de concejales del PP” no hace gala precisamente del virtuosismo moral que se le presume a la izquierda. No tiene nada de subversiva la banalización de la muerte, menos aun por motivos políticos. Ni mucho menos ese gusto suyo por las sentencias categóricas, donde no hay atisbo alguno de duda ni de pensamiento crítico. Ni como panfleto cargado de tópicos pretendidamente revolucionarios tienen un pase las letras de Hasel, que por si fuera poco en sus entrevistas parece creerse a si mismo un verdadero teórico del marxismo-leninismo más ortodoxo, cuando no pasa de ser un rapero de provincias cuyo mayor mérito musical ha sido llevar sus canciones a la sala de vistas de la Audiencia Nacional.

Pero es necesario defender la libertad de expresión incluso para que algunos puedan decir estupideces aunque, como en este caso, puedan ser además dañinas para aquellos que tienen familiares en el cementerio por culpa de la violencia política. Por eso la sentencia de la Audiencia Nacional merece la mayor de las condenas. Pero no deja de resultar paradójico que quien ha sentido, con razón, cercenado su derecho a la libertad de expresión se empeñe en presentar al régimen cubano, que entre otras cosas no se caracteriza por su libertad de prensa, como un ejemplo paradisiaco de justicia social.

La sentencia de la Audiencia Nacional que condena a Pablo Hasel a dos años de prisión (que no cumplirá al carecer de antecedentes) resulta tan absurda y tan ridícula como las propias letras del rapero. Si la justicia está para perseguir actos tan pueriles, no me extraña que los juzgados estén sobresaturados. Señores magistrados de la Audiencia Nacional: déjense ustedes de gilipolleces de niñatos pequeño burgueses. La libertad de expresión es mucho más importante que las boutades de un aspirante a chico malo. Señor Pablo Hasel: puede usted incluirme en la lista de aquellos que merecen un tiro en la nuca. Estaré encantado de pertenecer a tan selecto club.

pablo-hasel--390x180

Anuncios
Published in: on 2 abril, 2014 at 15:46  Comments (2)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://xabelvegas.wordpress.com/2014/04/02/pablo-hasel-y-la-libertad-de-expresion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La Audiencia Nacional no tiene precisamente un lustroso historial de escrupuloso respeto a la libertad de expresión. En 2003 el diario vasco Egunkaria fue cerrado por decisión del juez Del Olmo y dos años más tarde ordenó liq..…

  2. Reblogueó esto en ..::popular spanish practices::..y comentado:
    who said Pussy Riot? … singer Pablo Hásel is sentenced to prision by the spanish regime. The reason?…his lyrics..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: